top of page

¿Existencia o Resistencia? Una mirada a las identidades no binarias.



“Eso no existe” “ser no binarie es una etapa” “yo también tuve una fase no binarie” “eso son modas de ahora” “en mi época eso no existía” “todas son no binaries hasta que se operan” “no saben ni lo que son” “están confundidos”


Estas frases suelen circular con normalidad y ser repetidas sin ningún recaudo o importancia, pero son comentarios despectivos que nos reducen, invisibilizan y, por ende, nos vulneran.


En la última década y con el decreto de la opción X en los DNI de Argentina, se visibilizó una lucha que despierta controversia: la de las identidades no binarias. Con la intención de promover una mirada respetuosa hacia los derechos humanos, nos propusimos escribir esta nota para ordenar las conversaciones y generar marcos teórico-conceptuales que nos permitan entendernos mejor.


Empecemos por el principio:


¿Qué es ser no binarie?


La identidad no binaria, como cualquier identidad de género, abarca un amplio espectro y no es lineal. Cuando hablamos de “personas no binarias” nos referimos a cualquier identidad de género que no encaje en el cisbinarismo hombre-mujer socialmente impuesto. Pero lo más importante es entender que, al ser un término paraguas, engloba una variedad enorme de identidades por fuera de los géneros binarios, una mezcla de ambos, la ausencia de los mismos o hasta un tercer género.


Porque las personas no nacemos de un repollo, para hablar de este tema, es importante que revisemos la historia del término y la construcción del binarismo en nuestra sociedad.


Un origen que se remonta en el tiempo.


El término "no binarie/a/o" (non-binary en inglés) surge en Estados Unidos en la década de 1980, como un sinónimo de "genderqueer" (aunque este último tiene al menos una década más). En 2014, Kyle Rowan diseñó una bandera específica para representar a las personas no binarias que no se sentían representadas por la bandera genderqueer.


En Argentina, se popularizó el término "No Binarie" escrito con "e" para visibilizar a quienes utilizan el pronombre neutro "elle". En 2017 se creó la primer organización argentina de personas no binarias, la Asamblea No Binarie con grupos de activismo en Buenos Aires, Rosario, Bahía Blanca y Córdoba. Este espacio de activismo y difusión se creó para visibilizar y luchar por los derechos de todas las identidades no binarias.


Diversidad ancestral y cultural.


Es fundamental comprender que las identidades fuera del binario no son un fenómeno reciente o una moda pasajera. Estas identidades han existido en diversas culturas, por fuera de los conceptos eurocéntricos, mucho antes de la colonización. Para muchos pueblos originarios, las concepciones sobre el género y la sexualidad se encuentran arraigadas en mitos y creencias ancestrales.


La cosmovisión indígena,

su relación con el género

y la sexualidad.


Las diferentes formas que los pueblos originarios tienen de nombrar sus géneros y otras formas de diversidad ancestral no son sinónimos de términos occidentales, eurocentristas y capitalistas. Para la cosmovisión indígena la sexualidad y los géneros (pueden ser más de dos) se entienden solo en la medida de que están conectados y son parte de la Madre Tierra, de la Pachamama y Abya Yala, conviviendo con las diversas formas de vida que hay en ella donde el ser humano es una forma de vida más, con la peculiaridad de tener el razonamiento para ser apoyo en el cuidado de la vida como parte de una cadena de biodiversidad.

(Informe Situación de DD.HH. de las Personas LGBTI y Diversidades Ancestrales en el contexto de los Pueblos Indígenas en Abya Yala. OEA, Estados Unidos, 2013)


Pero ¿por qué causa tanto ruido que alguien sea no binarie?


Una identidad “inventada”


Muchas veces se dice que ser no binarie es “un invento de los jóvenes”, la realidad, como vimos antes, es que todas las identidades de género son una construcción socio-cultural. La forma en que delimitamos qué es un hombre o qué es una mujer son condicionamientos sociales que funcionan como un aparato de poder. Por eso es que existen culturas y sociedades con múltiples interpretaciones del género.


El ejercicio de poder siempre es el mismo: un grupo específico de un género específico es beneficiario y se posiciona como el privilegiado que oprime y reprime todo lo que se salga de su perfecto sistema ideológico. Ya sea sexo, sexualidad, género o expresión, todo lo que no siga el criterio pautado socialmente tiene que ser violentado hasta el silencio.


Por eso, es que cuando una identidad por fuera de la norma se nombra surgen movimientos sociales que intentan deslegitimar tanto su existencia como su lucha. Pero como ya vimos anteriormente, las identidades no binarias no solo existen, sino que han existido a lo largo de la historia y en diferentes culturas.


La diversidad de género y sexualidad trasciende los roles enseñados en el entramado social y comunitario del que formamos parte. Reconocer y respetar estas identidades es un paso hacia la construcción de una sociedad más inclusiva y diversa.



Líder de Comunicación y Vocería



¡Gracias por leer hasta acá!

Podés usar esta información en lo que necesites, sólo recordá citarnos.

Si te gustó este contenido, podés ver más notas como esta en nuestra sección de Blog.

167 visualizaciones
bottom of page